El debut solista de Louis Tomlinson en Chile

El cantante británico de 30 años Louis Tomlinson se presentó anoche en el Movistar Arena en lo que fue el segundo de sus tres conciertos programados en Chile. El artista contó con Marineros y Sun Room como sus actos de apertura, quienes fueron los encargados de preparar al ansioso público para el espectáculo principal.

Fotografías: Camilo Ponce

A las 21:05 horas, entre un juego de luces y miles de gritos de su fanáticas, subió al escenario Louis Tomlinson a interpretar su primer tema de la noche ‘We Made It‘. Utilizando una polera Umbro de mangas largas de color rojo y jeans negros, junto a una gran sonrisa, el artista continuó su concierto interpretando ‘Drag Me Down’, un cover de su antigua banda One Direction.

‘Don’t let it break your heart’, ‘Two of us’, ‘Always You’, ‘Too Young’, ‘Change’, ‘7’ y ‘Fearless’, tras cantar esta última canción se dio el tiempo para habar y conectar con su público, a quienes les mencionó que cuando planeaba su gira, estos eran los shows que él tenía en mente y les agradeció a sus fans por ser ‘jodidamentes increíbles‘.

Continuó el concierto con ‘Only the brave‘, en donde sus fanáticas iluminaron el público con diferentes tonalidades de colores, haciendo del Movistar Arena un espacio lleno de vida.

El show siguió con las canciones ‘Habit’, ‘Copy of a Copy of a Copy’, ‘Defenceless’ y ‘Beautiful War’, tema que pertenece originalmente a la agrupación estadounidense Kings Of Leon. Posteriormente, la nostalgia volvió al escenario cuando Tomlinson interpretó ‘Little Black Dress’ de One Direction y su sencillo ‘Walls’, tras cantar ‘este último sencillo, el artista se despidió del público y desapareció del escenario por varios minutos.

Tomlinson volvió al escenario entre miles de gritos que coreaban su nombre. El regreso del artista fue para interpretar sus últimas dos canciones ‘Through The Dark’ y ‘Kill my mind’, las que son las elecciones perfectas para cerrar su concierto como solista, ya que la primera es un tema original de One Direction, siendo un recuerdo de lo que fue su estadía en la banda, mientras que la segunda uno de sus más grandes sencillos en su carrera en solitario. Nostalgia de lo que fue, pero al mismo tiempo una promesa de lo que es y será.

El show de Louis Tomlinson tuvo una duración de una hora y treinta minutos. Su espectáculo es simple, porque no necesita nada más que su voz y su presencia para encantar a su audiencia. Poco queda de One Direction y su versión más pop, porque Tomlinson ahora sigue su propio estilo, uno más inclinado al rock. Sin embargo, no reniega su pasado de boyband, ya que de igual manera interpreta un par de canciones del grupo que lo llevo a la fama.

No obstante, la fama actual de Tomlinson se debe a su merito propio. Vender tres fechas en el Movistar Arena no lo logra cualquier cartista, menos el encantar a un público de miles de personas con un show que no incluye cambios de vestuarios, bailarines o break musicales. Es solo Louis Tomlinson, su voz, un micrófono, una banda de fondo y eso, es más que suficiente.

Deja una respuesta